La fe más oscura.

Ir abajo

La fe más oscura.

Mensaje  Gianca el Vie Nov 13, 2015 7:41 pm

El cálido fuego de la fogata acompañaba a una solitaria figura en el medio de un bosque helado, en algún recóndito lugar de las heladas tierras de Rasganorte. El viento helado parecía no afectarle en lo absoluto, su armadura negra como la noche le daba un aspecto oscuro. Sobre las hombreras podía verse parte de su cabello blanco como la nieve que estaba bajo sus piernas.

La oscura figura tomó una espada que se encontraba junto a ella, se alzó, miró hacia la espesura del bosque firmemente y caminó hacia ella. Sus botas se hundían en la nieve, pero esto parecía no afectarle a la figura. De repente, una especie de pisadas llamó su atención.
Se detuvo justo en frente y al instante su espada se encontraba fuera de su funda, lista para partir en dos lo que saliera de entre los árboles. Una figura alta y algo torpe salió y cayó de boca en la nieve.

Daeniah: Tienes suerte de estar ahí.
Viridiel: Si a esto les llamas suerte. *Mientras se levantaba del suelo y sacaba la nieve de sus ropajes*
Daeniah: Claro, si hubieras caído sobre mí, estarías muerto.
Viridiel: Un poco de calor no te vendría mal, linda.
Daeniah: De verdad no entiendo cómo todavía no te he matado.

Los elfos volvieron a la fogata, se sentaron en un tronco y el elfo se puso lo más cerca que pudo del fuego.

Daeniah: Tenemos que encontrar un refugio lo antes posible.
Viridiel: ¿Y eso por qué?
Daeniah: No seas idiota, ya sabes por qué.
Viridiel: ¿Acaso eso es preocupación por mí?
Daeniah: No empieces, ya te dije que no es por ti ni por nadie. Es cuestión de utilidad.
Viridiel: La caballero de la muerte que no puede amar, ni sentir, parece que encontró su punto débil.
Daeniah: Vamos, si no te callas ahora te voy a despellejar vivo. Además tú me seguiste y pude encontrarte una utilidad, eres un buen guerrero.
Viridiel: Esta bien, está bien. Estamos a unos cuantos días de Canto de Cristal y desde ahí a unas horas de Dalaran. No te preocupes, puedo resistir.
Daeniah: Mañana al amanecer nos pondremos en marcha, así que duerme.
Viridel: Como ordene, mi señora.

La noche cada vez se hacía más fría y larga, por lo cual el aburrimiento de la elfa crecía. Siempre se encontraba en la misma situación: en las noches, su cabeza no dejaba de dar vueltas sobre su nueva vida. Se levantó, dejó su capa, con la cual tapó al elfo, y se sacó la capucha.
Su rostro no sentía nada, su mirada era fría como los vientos de la misma corona de hielo. Entonces, tomó su espada y empezó a practicar con ella. Eso la distraía de todo problema que la elfa pudiera sentir. Más que un entrenamiento, parecía que la elfa bailaba con su espada y cada centímetro de su cuerpo muerto. De repente se detuvo, miró hacia enfrente donde solo había oscuridad, y una voz se escuchaba clara y decidida.

"Ha llegado la hora de tu final, soy la elegida por la sagrada luz para dar fin a tu horrible tormento. Tienes suerte de que la luz sea misericordiosa con tu alma y quiera que descanses de una vez y para siempre. Lucharé con todas mis fuerzas contra ese cuerpo horrible y putrefacto que te han dado en contra de tu voluntad. Ya no causarás más daño a todo lo vivo. La luz sagrada ha determinado el fin de tu horrible pesadilla y me ha elegido a mí como medio para darle fin a ese horrible tormento."

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: La fe más oscura.

Mensaje  Gianca el Lun Ene 04, 2016 1:47 pm

Un enfrentamiento con la luz:

Cuando la última palabra de tan ridículo anuncio culminó, una luz hirió a la caballero de la muerte, haciendo que esta tambaleara para atrás. Sin darle tiempo de entender mínimamente lo que estaba pasando, tuvo que blandir su espada contra otra imbuida en luz sagrada, para no conocer la muerte por la misma. Rechazó el ataque con algo de fuerza bruta e hizo que su enemigo retrocediera.

Daeniah: ¿Quién eres, idiota? Mira, no quiero tener que destriparte.

Desde la espesa nieve y la sombra salió una figura alta, esbelta y con orejas largas. Sin duda era una elfa de sangre, quien portaba la espada con la cual la muerta casi es herida y un escudo dorado como el sol. Su armadura eran placas que variaban entre los colores rojo, dorado y negro. Tenía el pelo corto hasta el cuello y de un color blanco platinado, su aspecto era impecable, irradiaba luz.

Elfa: Las abominaciones no tienen respeto por los demás. Como voy a purgarte, te diré mi nombre para que sepas quién te ha salvado de tu miseria. Me llamo Lyandra y sirvo a la luz sagrada.

Daeniah: Hablas mucho, Lyandra.

La caballero de la muerte tomo su espada rúnica y arremetió contra la elfa con toda su fuerza, Lyandra reaccionó y se defendió con su escudo y con la mayor fuerza posible. Contuvo por poco el ataque, entonces Daeniah aprovechó la brecha para dejar a la emisaria de la luz sin su escudo. La paladín no demoró ni un segundo, convocó el poder de la luz, cegando a la caballero de la muerte, se incorporó y su espada brilló de gran forma. Entonces arremetió contra la otra elfa directo a su estómago.

Lyandra: ¡Toma esto!

Pero para sorpresa de la paladín, su espada se vio interceptada por un escudo y su oportunidad destruida.

Lyandra: No pensé que estuviera acompañada de otra abominación.
Viridiel: Sé que soy feo pero no seas así. Además, está muy oscuro aquí para llegar a esas conclusiones.

Detrás de la caballero de la muerte salió un elfo alto, con un gran escudo y una espada que parecían bastante pesados para que los estuviera sosteniendo alguien. Daeniah se reincorporó mientras que
Lyandra estaba algo descolocada por la situación.

Lyandra: Pero... ¿Qué haces tú con eso?
Viridiel: Eres algo grosera con los demás. Sé que es un poco mandona y algo malhumorada, pero es todo para hacerse la ruda.
Daeniah: Cállate idiota, no ves que casi me mata esta loca. Ahora va a sentir lo que es el dolor.

La caballero de la muerte comenzó a invocar a un necrófago de las profundidades del reino de la muerte.

Daeniah: Defiéndeme mientras invoco al necrófago.
Viridiel: Espera, puede que podamos hablar, además es algo injusto tres contra uno.
Lyandra: ¡Claro, seguro te tiene sometido! ¡Eso tiene que ser! ¡Yo te rescataré elfo!

La elfa tomó su espada, retrocedió unos pasos, tomó su escudo y se perdió en la espesura del bosque helado. Los elfos quedaron algo atónitos ante la situación.

Daeniah: Bien, terminé de convocar... ¿Dónde...está?
Viridiel: Se fue, gritando cosas sin sentido.
Daeniah tomó su espada y cortó en cuatro partes al necrófago, dejándolo sin vida.
Daeniah: Nos vamos, tenemos que llegar a algún lugar. Además, no quiero tener que encontrarme a esa loca de nuevo.
Viridiel: A la orden, señora.

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: La fe más oscura.

Mensaje  Gianca el Vie Mayo 13, 2016 1:55 pm

- Ha pasado ya bastante tiempo... -. La voz era fría y áspera, luchando por sonar con un mínimo tinte de dulzura - Fue en la campaña contra el Rey Exanime... -. una fuerte tos corto aquella voz, la cual se apresuro en tomar una bocanada de aire para seguir hablando pero broto sangre de su boca la cual se derramo sobre su negra armadura de placas.

- No te esfuerces tanto, no es necesario. Se donde nos conocimos y el tiempo que hemos pasado juntos por eso mismo estoy cuidando de ti -. La voz trasmitía una sensación de paz que acompañaba con la mano que acariciaba el rostro frió y pálido de la elfa.

Una cueva no muy profunda resguardaba a dos elfos en su interior, las dos figuras yacían en un rincón de la misma con una fogata a unos pocos centímetros. El elfo estaba arrodillado, teniendo a la elfa en sus brazos y acostada sobre su regazo, terminando  sus largas piernas cerca del fuego.  La iluminación era tenue y por suerte la noche no era tan fría como anteriores, tenían comida y algo de agua.

- Vamos déjame quitarte la armadura de tu pecho -. El elfo comenzó a desprender lentamente con sus manos el pesado torso de placas, finalmente la herida de la elfa quedo al descubierto entonces involuntariamente sin poder evitarlo el elfo se sonrojo.

- Eres un...pervertido -. La elfa formo una especie de mueca que se asemejaba a una sonrisa burlona. - Quien hubiera pensado que terminaría con un elfo que le gustaran los cadáveres vivientes -.

- Y pensar que antes me hubieras cortado la garganta en una situación como esta, sin embargo ahora haces chistes -. Una sonrisa de felicidad se asomo en el rostro del elfo.

Al pasar unas horas la elfa yacía recostada contra la pared pero esta vez el elfo estaba recostado en la parte superior de sus piernas. La fogata había sido avivada dando una mayor iluminación y calor a la cueva.

- Debe de estar con la mejilla congelada -. Penso la elfa en voz alta.

- Preocupándote por mi, Daeniah -. En ese instante el elfo se levanto y se recostó hombro con hombro junto a la elfa.

- Solo un idiota se duerme en las piernas de una caballero de la muerte -. La respiración de la había estabilizado y la voz firme de la elfa había vuelto.

- Supongo que es una de mis cualidades -. Y su mano corrió unos de los fríos cabellos que caían sobre el rostro de Daeniah.

- "Viridiel, el idiota" te llamaran -. Daeniah quito la mano del elfo, tomo su espada y trato de incorporarse - Vamos a entrenar, la campaña contra la horda de hierro no se ganara sola -.

- Estas herida. Se que sos una caballero de la muerte y toda la historia de que no sos como una elfa normal pero la herida es grave-. El elfo se incorporo lo mas lento que pudo.

Viridiel quejándose se levanto sin ningún animo de ponerse a entrenar, tomo su escudo y su espada. Adopto una frágil posición de combate y en ese momento vio como Daeniah caía al suelo desplomada con los ojos cerrados. Quiso reaccionar pero todo se torno negro y lo ultimo que siento fue un gran golpe en su cabeza.

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: La fe más oscura.

Mensaje  Gianca el Miér Jun 29, 2016 8:26 pm

Su cuerpo sentía el frió recorrer cada fibra hasta lo mas profundo de su alma, la paladín yacía sentada en la nieve recostada en un árbol. Tenia una mirada tan fría como el aire y su cuerpo el cansancio como si hubiera luchado contra cien hombres ella sola, ahí estaba en medio de Corona del Hielo, sola.
Arrodillo sus piernas hasta que sus rodillas dieron con su frente, su escudo quedo tirado sobre su lado izquierdo mientras que la empuñadura de su espada se encontraba fragilmente en su mano derecha.
A sus alrededores bastante cada veres de no-muertos se podían divisar, tantos como el cuerpo de la elfa resistido y sus fuerzas le permitieron combatir.
Su cuerpo resistía aquella tan desolada escena pero su mente no estaba allí ni por un segundo.

"Cumplí el cometido de la luz purgue al mundo de estos seres oscuros y viles" pensó fervientemente la elfa.

"En efecto hija mía, lo has hecho muy bien" Una voz cálida y fuerte irrumpió en los pensamientos de la elfa.

"...Gracias, mi poder no es mas que el tuyo materializado" La elfa suspiro y sonrió felizmente, la luz no la había abandonado.

"Hija mía, la luz siempre te brindara su fuerza y poder para que purgues los males de este mundo. Pero no puede seguir este arduo camino sola"

La elfa tomo su escudo y espada, comenzó a caminar sin un rumbo fijo esperando encontrar una taberna para así no morir de frió.

"Si, tienes razón...debo...encontrar aliados" Por un segundo la calidez que la rodeaba desapareció, la elfa tambaleo y sino fuera por su escudo su cara habría sufrido un severo golpe.

"Toma hija mía, siente la calidez de la luz y deja que fluya nuevamente por tu cuerpo. Sin ella no eres nadie" La voz fue tan clara como el agua de los ríos de su amada tierra.

Con una bocanada de aire, la elfa continuo su camino a paso firme y a lo lejos pudo visualizar una cueva la cual seria su refugio para la noche.

"Pero...los seres vivos que dicen seguir a la luz no son suficientemente devotos como para sernos de utilidad" El brazo derecho de la elfa había comenzado a sangrar por una herida de la batalla, mas de lo normal.

"No es con ellos que debes aliarte sino con el nuevo mal que se avecina, es necesario  aliarnos con los demonios" La voz decía lo correcto, sonaba perfecto.

La elfa llego a la cueva y se recostó contra la pared como pudo, sin darse cuenta sus heridas habían sanado.

"Ahora debes buscar a dos no-muertas y ahí comenzara tu nuevo camino para purgar este mundo. Así después la luz creara uno nuevo que sera perfecto"

"Con el poder de la luz todo me sera posible, encontrare a esas criaturas y fingiré interés hasta que confíen en mi y las usare para acabar con su propio mal" La elfa sonrió.

"Si, así es mi arma de luz y purificación" Fue lo ultimo que escucho la elfa en su cabeza y cayo en un profundo sueño.

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: La fe más oscura.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.