Rockette y los Malasuerte

Ir abajo

Rockette y los Malasuerte

Mensaje  Karamel el Mar Ene 05, 2016 12:06 am

Tal vez huérfana, tal vez extraviada o abandonada por unos padres irresponsables, tal vez secuestrada por algún rufián no lo suficientemente atento para evitar perder su rescate en las transitadas pasarelas del puerto; Rockette no recuerda como acabó siendo una tierna infante sola en las calles de Booty Bay. Pero asi fue.
Y hasta los pequeños niños solitarios, cuando viven una ciudad dura, caótica y sin ley como lo es esa, deben aprender a sobrevivir.
No estar "solitario" es una de las mejores maneras de lograrlo. Y eso es algo que Rockette si recuerda. Fue lo primero que le enseñó Blink.
Blink Fizzlepocket era en ese entonces un adolescente goblin que se ganaba la vida deslizando sus ágiles dedos en los bolsillos y carteras de los muchos visitantes de la ajetreada ciudad. Eso cuando no estaba huyendo de los respectivos dueños furiosos de esos bolsillos y carteras.
La ágil y emprendedora mente del joven, pronto reparó en la cantidad de pilluelos que cohabitaban en las calles donde él se desempeñaba; y donde otros verían competencia, él descubrió una oportunidad de negocio.
Era fácil predecir que los "profesionales" mayores no lo tomarían en cuenta, asi que centró su atención en los pequeños niños hambrientos que mendigaban, que cazaban ratas y hurgaban la basura, o robaban fruta de los puestos.
Y asi nació lo que pasó a llamarse el "Clan Malasuerte", una pequeña organización criminal, formada en su mayor parte por críos de varias razas, bajo el mando del pícaro goblin; y lo que pasó a ser la familia de Rockette. El contrato en el que estampó su pulgar al unirse (no siendo aun lo bastante mayor para firmar), incluso le otorgaba el beneficio de compartir el apellido del socio fundador, como bono por pertenecer a la "primera generación de asociados". También le dieron una tapa conmemorativa.
El Clan seguía dedicándose esencialmente a robar y a cometer otros pequeños ilícitos, pero esta vez de forma sistematizada, planeada y organizada. Blink se encargaba de distribuirlos por zonas, de entrenarlos en el arte de la sutileza, el sigilo y el engaño, además de reunir y repartir el botín. Incluso tenían un pequeño cuartel, oculto en las calderas de una taberna; la entrada escondida tras una tabla suelta de la trastienda. A ninguno de los entonces jóvenes ladronzuelos le volvió a faltar el pan.
Desde el principio de su carrera como maleante, Rockette demostró una pronunciada inclinación por armar instrumentos que le ayudaran en sus tareas cotidianas: bengalas cegadoras de distracción, dispositivos hidráulicos para el hurto a larga distancia, propulsores de combustión simple para el escape mejorado.... Cuando estos instrumentos dejaron de explotar tan frecuentemente, Blink tuvo a bien en nombrarla "experta asociada en soporte técnico" del Clan.
Gracias al trabajo duro, la meticulosa organización y la avasallante carisma del líder, el Clan Malasuerte comenzó a forjarse un nombre entre las mafias de la ciudad. Antes de que pudieran darse cuenta, el número de integrantes se había cuadriplicado, y las tareas pasaron del carterismo al contrabando, el espionaje, la extrorsión e incluso el asesinato.
Hasta el hogar del clan pasó de ser un agujero estrecho y maloliente escondido en una caldera, a un verdadero y amplio cuartel en el sótano de una taberna: The Salty Sailor, la cual habían adquirido solamente como una fachada, pero que incluso les dejaba ciertas ganancias relativamente limpias y legales.
Cuando estaba corta de sus otros trabajos, Rockette hacía de camarera. Fue quien tuvo la idea de agregar una pizca de pólvora a las "patatas explosivas", un aperitivo que se hizo popular entre los comensales que no le temían demasiado a la intoxicación por plomo.
El Clan sin duda había amasado una reputación considerable en el mercado del contrabando y mercenariado. Trabajaban para clientes particulares, pero quienes los requerían en mayor medida, eran los dos grandes grupos que ostentaban el control de Booty Bay: los Blackwater Raiders y los Bloodsail Buccaneers.
No era raro que un día tuvieran como trabajo, por ejemplo, la fabricación de armamento novedoso para uno de ellos, y una semana después se encontraran robándolo o destruyéndolo para el otro. Y aunque esto era un negocio excelente para el Clan Malasuerte, sus clientes comenzaron a no sentirnse cómodos con la neutralidad poco escrupulosa de sus proveedores.
Pronto, Blink se sintió inspirado para firmar un contrato de exclusividad para el Baron Revilgaz, líder de los Blackwater Raiders. Aunque algunos dicen que la punta de la espada que pusieron en su espalda durante las negociaciones en la plancha del muelle plagado de tiburones, podría haber influido en su decisión.
Y no es que la nueva sociedad con este grupo viniera excenta de beneficios . Entre otras cosas, el Clan pasó a ahorrarse una pequeña fortuna en sobornos, ahora que los guardias de Revilgaz hacían la vista gorda cuando los Malasuerte movilizaban por el puerto algun cargamento sospechoso; ya no hacían preguntas sobre los ruidos extraños y los escapes de gas misteriosos que a veces tenían lugar en el sótano de la taberna; y hasta de vez en cuando se pasaban por el bar de Salty Sailor a gastarse sus monedas en bebida y entretenimientos, tanto legales como no.
Con toda esta revolución en el mercado del crimen de la ciudad, para el Clan Malasuerte llegó el momento de pensar en la expansión. Habían pasado ya mas de 12 años desde que se establecieran como asociación delictiva, y los miembros mas veteranos habían crecido en experimentados avatares de las enseñanzas de Blink. Ahora, con las rutas de comercio del Steamwheedle Cartel puestas a su disposicón gracias a su sociedad con los Blackwater Raiders, las posibilidades parecían infinitas.
De esta forma Blink le ofreció a su primera generación de asociados, entre ellos la joven Rockette, la posibilidad de fundar las primeras franquicias del Clan, lejos de las costas de Stranglethorn Vale. Al igual que ella, sus hermanos en el crimen no dudaron en tomar la oportunidad (a excepción de Glob, que siempre había sido un poco corto), y partieron de la ciudad en pocos días, con las mentes llenas de grandes planes y expectativas.
Su hermano Gwizzdo, el ratón de biblioteca adicto a las explosiones arcanas, tomó prestado el dracoleón de algun incauto y partió con rumbo a Dalaran, que se rumoreaba llena de promesas en los túneles secretos bajo sus calles adoquinadas. Su hermana Nixxz, la extraña belleza de pocas palabras, se marchó en una caravana hacia el norte, ilusionada por los jugosos tratos que podría fraguar con una asociación tan fascinante como le parecían los Renegados de Lady Sylvanas.
Rockette por su parte,abordó la Maiden's Fancy con destino a las costas de Kalimdor. Pensaba establecer una red de contrabando de pólvora y explosivos para abastecer a la Horda. Al igual que a Blink, le gustaban esos brutos sin restricciones. Casi nunca se ponían remilgosos con el origen de sus armas, mientras estas les sirvieran para despedazar a sus enemigos. El mundo necesitaba mas gente asi.
Sea como fuera, iba a necesitar ayuda. Los recursos tanto humanos como monetarios, las conexiones y otros menesteres que requería la operación, no se iban a materializar del aire. Pero por supuesto, ya tenía a alguien en mente. Muchas veces le había llenado la jarra cuando visitaba con su grupo el bar del Salty Sailor: Era rubia, malacara y con un gusto exquisito para los googles. Y seguro que también para los negocios.
Si lograba llegar a un acuerdo con ella, todos saldrían beneficiados. Por un lado, no había nadie en el bajo mundo que no conociera la reputación de Rillian del Ocaso y su Daga Obsidiana. Era el mejor aliado que el Clan Malasuerte podría desear. Por otro lado, ¿a qué grupo criminal podrían no interesarle los explosivos mal-habidos mas baratos del mercado?
Como pescar con dinamita en un barril.
avatar
Karamel
Miembro
Miembro

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Lugar de Nacimiento : Guadalajara, México

http://karamelian.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.