Sedine and Itanis BloodRose (Relatos Cortos)

Ir abajo

Sedine and Itanis BloodRose (Relatos Cortos)

Mensaje  Gianca el Mar Sep 29, 2015 12:17 am

Dulce Despertar:

El sol entraba por la ventana con gran fuerza y claridad, iluminaba la habitación y revelaba su perfección. Justo enfrente de la ventana, se encontraba la cama en la cual yacía un elfo durmiendo, tapado con hermosas sábanas de seda, menos su torso, el cual estaba al descubierto. Mientras más se elevaba el sol, su hermosa luz despejaba las sombras del cuarto hasta iluminarlo por completo y en un rincón del mismo había una elfa sentada en una silla, frente a una cómoda y un espejo.
El perfecto cuerpo de la elfa era revelado junto con ese rincón de la habitación. Su largo cabello color cobre caía sobre su espalda y terminaba en su cintura, su hermosa piel daba cuenta en cada parte de su cuerpo.  
La elfa se miraba al espejo y su cara era hermosa, pero eso no era suficiente. La situación que vivía cada mañana de su vida no cambiaba por más hermosa que fuera, era algo que debía hacer y esa cualidad debía permanecer intacta.

Erilath: ¡Cariño, ven a la cama!

Estas palabras aturdieron los pensamientos de la elfa, la cual reaccionó naturalmente: se dio vuelta con la mayor delicadeza que pudo, miró al elfo y cruzó sus piernas.

Sedine: Pagaste solo por una noche, trabajar extra no es mi estilo.

El elfo se sentó en la cama y le hizo un gesto de que se acercara.
Sedine se dio la vuelta y siguió arreglando su cabello, terminando con una perfecta cola alta en el mismo, para luego dejar la habitación. Segundos después dos manos se colocaron en sus hombros y unos suaves labios le susurraron a su oído derecho, mientras que en el espejo se reflejaba la cara del elfo.

Erilath: Vamos, sabes que soy tu mejor cliente y no es por el di...
La elfa calló al elfo de un beso en los labios, se paró y caminó hacia la cama donde se sentó para empezar a ponerse su ropa.

Erilath: Si que eres complicada, tu hermano es más fácil.

Mientras decía estas palabras, el elfo se acomodaba el cabello frente al espejo, y cuando quiso ver tenía unos dulces labios al oído y una daga cerca de sus genitales.

Sedine: Vuelve a hablar así de mi hermano y ya no podrás ser mi "mejor cliente".

Sedine besó al elfo en el cuello, dejando su labial en él, y dejó la habitación lo más sigilosamente posible. El elfo se dio vuelta, algo tembloroso todavía y cubriendo sus genitales con sus manos.

Erilath: Maldita sea.

El elfo sintió un gran golpe en su ventana, miró hacia atrás y ya no había rastro de Sedine.


Última edición por Gianca el Jue Oct 08, 2015 10:35 pm, editado 2 veces

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Sedine and Itanis BloodRose (Relatos Cortos)

Mensaje  Gianca el Dom Oct 04, 2015 2:04 am

Dulce Anochecer:

El espejo de la habitación reflejaba el hermoso rostro de la elfa, el cual estaba cubierto de maquillaje y un labial rojo como la sangre.

Aelis: ¡Sedine! ¡Sedine!

La voz de la pequeña elfa, dulce y tranquila como la de su madre, reconfortaba el alma de la mayor.

Sedine: ¿Que sucede pequeña?
Aelis: Antes de que vayas al trabajo, prometiste cantarnos una canción para dormir.

La elfa terminó de vestirse, se colocó unos hermosos aretes dorados, un collar dorado con piedras rojas y un vestido de un gran escote, largo hasta el suelo, de un color rojo intenso, y por último unos tacones dorados.

Aelis: Te ves hermosa.
Sedine: Gracias, aunque tú siempre serás más bella. *La elfa le da un beso en la frente a la pequeña*

Las hermanas fueron al cuarto de enfrente, en el cual se encontraban dos elfos. El más grande estaba sentado en un banco junto a la cama, donde yacía el menor acostado. Sedine se sentó junto a su hermana, mientras la misma se acostaba en la cama. A continuación entonó una melodía dulce y apacible hasta el punto que los dos pequeños se rindieron ante el cansancio.
Los elfos más grandes abandonaron la casa.

Itanis: Sedine, ¿estás segura de que quieres ir?
Sedine: Ya hablamos de esto, iré yo.
Itanis: Tú hablaste, es la segunda vez y se supone que nos turnaríamos.
Sedine: No quiero escuchar tus argumentos maguito. Además, soy la mejor para este tipo de trabajos. *La elfa sonrió amablemente a su hermano*

La elfa se subió a un zancudo, el cual se veía muy limpio, y en cuestión de segundos desapareció entre las sombras de la noche y la espesura del bosque.

Itanis: Cuídate hermana.

El elfo volvió a entrar en la casa para cuidar de los pequeños mientras estos dormían.

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Sedine and Itanis BloodRose (Relatos Cortos)

Mensaje  Gianca el Jue Oct 08, 2015 10:34 pm

Un camino sin retorno.

Sedine bajó del zancudo, lo ató a un árbol y acarició sus plumas para trasmitirle calma. Entonces, el animal se acomodó en el suelo para tratar de descansar en la noche.
Luego, la elfa sacudió su hermoso vestido y guardó dos dagas en la lencería que tenía debajo de esas finas telas rojas. Acto seguido caminó hacia la entrada de una lujosa estructura, donde las luces anunciaban una gran y refinada fiesta.
Elfos de sangre y humanos, en su mayoría, entraban al lugar. La elfa saludó a los guardias y mostró la invitación para poder acceder a dicho evento.
El pasillo, decorado con hermosas columnas élficas de color blanco y amarillo, llenaba la vista de Sedine, quien caminó unos pocos pasos y se encontró con el salón principal donde se encontraban todos los invitados. Dio un paso al frente y uno de los sirvientes le ofreció una máscara.
Tomó una roja, todos los invitados llevaban máscaras que ocultaban sus rostros. La comida, la música y el ambiente eran perfectos, dignos de la nobleza elfa. Finas sedas vestían a los presentes que bailaban al compás de la música, todo parecía tranquilo.
Sedine comenzó a buscar a Erilath, después de todo había venido con un solo propósito. Miró con detenimiento a los presentes y notó que en un mesa se encontraba un elfo solitario, al cual solo le veía la espalda, y asumió que era su objetivo. Se acercó a él y le susurró algo al oido.

Erilath: *Mientras cerraba la puerta de una habitación* Estaba muy aburrido, te demoraste.
Sedine: No puedes tenerlo todo, Erilath.
Erilath: Estás hermosa.

Mientras decía esto el elfo ya se había sacado la camisa y estaba acostado en la cama esperando a Sedine.

Sedine: Veo que tienes prisa.
Erilath: Mi padre me requiere en unos asuntos después de esta estúpida fachada.

La elfa caminó hacia la cama, para después posicionarse sobre el elfo y empezar a besarlo. Erilath sentía la lengua de la elfa recorrer su cuello y eso le trasmitía un placer inmenso. El elfo se incorporó y apretó fuerte a la elfa contra su pecho para empezar a quitarle su hermoso vestido.

Sedine: Espera... quiero probar algo nuevo, así que cierra tus ojos.

El elfo dejó caer sus manos e hizo caso a las instrucciones de la elfa. Sedine sacó sus dagas y las colocó junto a la cama. Después de esto, besó apasionadamente al elfo y cortó las sabanas, las cuales usó para atar al elfo de pies y manos a la cama.

Erilath: No me gusta ser sumiso, pero como eres tú dejaré que pase, esta vez.
Sedine: Será un placer, aunque vas a tener que pagarme más.
Sedine arrancó el pantalón del elfo y lentamente fue sacándose su vestido, hasta quedar en ropa interior.

Acto seguido las manos de los elfos recorrían sus cuerpos de forma frenética y sus labios generaban gran excitación en los dos, los cuales cada vez iban poniendo más fuerza y pasión en el momento, sintiendo cada parte de sus cuerpos y su suave piel.
Erilath sentía como los húmedos labios de la elfa recorrían su torso y cada vez deseaba más de eso, necesitaba que recorriera todo su cuerpo. De repente ese placer se tornó algo doloroso, el elfo abrió sus ojos y vio cómo su cuerpo perfecto era desfigurado.

Erilath: *Jadeando* ¡¿Qué haces?! Deja eso...maldita...
Sedine: ¿No lo estabas disfrutando? *La elfa pasó su lengua por la herida* ¿Así está mejor?
Erilath: Déjame... y saldrás viva de aquí.
Sedine: Eres bastante engreído para decir eso en tu situación.

La elfa tomó nuevamente su daga e hizo unos pequeños cortes en los brazos del elfo.

Erilath: Maldita prostituta, te mataré.
Sedine: Tranquilo, terminaré con esto cuando me digas lo que necesito.
Erilath: Antes muerto.
Sedine: No juegues con tu suerte, imbécil. Ahora bien... ¿Dónde esconden a los niños?
Erilath: ¿Crees que tú sola nos podrás detener? Somos demasiados para ti, linda.

La elfa cortó en profundidad la planta de los pies del elfo, lamió la sangre de la daga, y besó al elfo en sus labios.

Sedine: Se me agota la paciencia, lo próximo será tu lindo rostro.
Erilath: Por más mutilado que esté, puedo seguir gozando de mi pasatiempo favorito con esos niños, al igual que todos mis colegas.
Sedine: Malditos enfermos. Y pensar que sacaba buen oro de acá. Vamos, dime dónde están.
Erilath: Tengo una idea, únete a nosotros y verás el éxtasis que genera nuestro negocio.
Sedine: No sirves para nada excepto para obtener oro fácil, imbécil.

La elfa saboreó una vez más la sangre del elfo y después de esto, clavó las dagas, haciendo un corte en forma de X en su yugular. Se apartó del cuerpo y se dirigió al baño, donde se limpió la sangre. Después de esto volvió a vestirse, abrió la puerta de la habitación, tomó todo el oro de la misma, y escapó por la ventana en dirección a su hogar.

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Sedine and Itanis BloodRose (Relatos Cortos)

Mensaje  Gianca el Dom Oct 25, 2015 8:17 pm

Una oscura verdad.

Sedine yacía sentada en su cama, leyendo un papel que parecía viejo y desgastado.

"Es un día hermoso para estar escribiendo estas palabras tan oscuras, las cuales inevitablemente vas a tener que leer algún día. Lo más probable es que nuestra protección ya no esté con ustedes..."

La elfa se cruzó de piernas, aisló todo pensamiento y se centró en aquel papel viejo.

"...Por dónde empezar. Primero que nada, debes saber que la venganza que probablemente estés buscando es algo inútil, y no deseo que arriesgues tu vida inútilmente. Por esto, en este papel voy a ser lo más sincera que pueda, imagino que persigues incansablemente esa maldita organización, por eso voy a darte su nombre: "Los elegidos del Sol"..."

El rostro de la elfa se tornó sombrío después de leer ese nombre.

"...Son un grupo de enfermos que capturan niños de distintas razas para venderlos a sus clientes, los cuales no van a darle una vida de ensueños. No solo eso, sino que antes de ponerlos a la venta, los utilizan como parte de su retorcida diversión, y los hacen pelear hasta la muerte en una de las localidades que tienen..."

Sedine apretó su puño y dio un golpe en su cama, su mirada estaba llena de odio y furia.

"...Los más fuertes, rápidos o con un mayor poder mágico sobreviven, mientras que los otros tienen tres opciones: morir, se los deja libres y son cazados, o se unen a sus filas. Cualquiera de las opciones son horribles pero en esos momentos uno tiende a conservar su vida de la forma que crea correcta. Afirmo esto por experiencia propia, yo me uní a ellos..."

Después de leer esa última oración, la elfa sintió un gran vacío en sus interior, se sentía traicionada.

"...Mientras estaba sobre la tierra de una especie de coliseo, moribunda, sentía unas palabras en mi cabeza que me pedían una decisión por mi vida. Atiné a ver a un elfo muy borroso que se acercó a mí y me levantó, otra vez escuche esas palabras. Entonces contesté con un leve sí moviendo la cabeza. A los tres días, desperté y me encontraba en una celda con una humana y un trol. Éramos niños, casi adolescentes, simplemente los miré y entendí mi situación. Ahora formaba parte de esa organización que tanto daño me había hecho..."

La elfa no pudo controlar la furia y pateo una silla que se encontraba en el cuarto. Acto seguido, volvió a leer.

"...Pasaron las semanas y estar del otro lado era distinto, era algo que me trasmitía poder. Entonces empecé a meterme cada vez más en las luchas. La sed de sangre que se generaba en mi es algo que hasta el día de hoy no he podido controlar por mí misma, sobreviví gracias a eso. Un día, cuando estaba a punto de comenzar otra masacre, la organización fue atacada, y fue ahí cuando mi destino cambió realmente..."

La vida de Sedine también estaba siendo cambiada por esa oscura verdad.

"...Ese día fui salvada y conocí la gran esperanza de mi vida, Eriden: tu padre, el cual me dio una nueva vida. Desde el fondo de mi corazón les pido disculpas a mis cuatro hijos: Sedine, Itanis, Aelis y Zaelis, a los cuales siempre voy a amar. Con esto termina mi oscura verdad, con todo el amor del mundo, Elnali."

Sedine rompió la carta y se largó a llorar en su cama sin consuelo alguno.

Gianca
Oficial
Oficial

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 01/07/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Sedine and Itanis BloodRose (Relatos Cortos)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.